Como viajar en bus

Como viajar en bus

Existen muchas formas de viajar por tierra como el bus, tren, coche, bici… el viajar en bus es de los más antiguos y usados en el mundo, ya sea para recorridos de larga distancia como de corta distancia. Todos los países del mundo disponen de este servicio, muchos por estructura o tamaño no disponen de aeropuerto o trenes, pero todos tienen carreteras por donde llegará el bus. Además en la actualidad suele ser de los más económicos, pero también es de los que más horas duran, excepto si hacemos nuestro viaje a pie o en bici. Mucha gente no utiliza este servicio por la cantidad de horas que dura o porque puede resultar muy aburrido si vamos solos, pero existen formas de hacer que sea agradable y no tan aburrido, sobre todo si sabemos cómo organizarlo. Una buena organización puede hacer que se nos haga más corto o incluso algo divertido y ameno. Desde Viajar10 te mostramos cómo viajar en bus sin que sea una odisea.

Viajar en bus paso a paso

  1. Lo primero que debemos hacer es adquirir el billete para poder viajar en bus, disponemos de varias opciones, buscador de billetes, webs de compañías de bus, o la propia estación. Se recomienda comprar el billete por internet porque siempre tienen algún tipo de descuento.
  2. Al llegar a la estación, si no tenemos billete lo compraremos, iremos a los paneles informativos para buscar nuestro viaje. Confirmaremos la hora de salida y el andén, lugar donde está aparcado el bus. Si no vemos el panel podemos ir a información y nos indicarán donde se encuentran.
  3. Se recomienda llegar con unos 40 min de antelación, no es necesario más si ya tenemos nuestro billete, cuando ya hemos localizado el andén y si nuestro bus ya se encuentra aparcado, mostraremos el billete al conductor y depositaremos nuestro equipaje en las bodegas del bus. Hay que tener en cuenta que la bodega del bus es la zona inferior de mismo, por ese motivo tienen un espacio limitado y deberemos llevar el equipaje justo y necesario, si vamos con 20 maletas es posible que nos indiquen que no es posible tanto equipaje. Lo situaremos en la zona que nos indique el conductor. Solamente el equipaje que no necesitemos, lo que vayamos a utilizar durante el viaje no podemos dejarlo ahí porque no abrirán la bodega hasta el destino.
  4. Subimos al bus y localizamos nuestro asiento, será pasillo o ventana según hayamos elegido. Hay que tener el billete siempre a mano y no perderlo, durante el viaje se realizan cambios de conductor y pueden pedirnos que nos identifiquemos en alguna de las paradas que efectúen.
  5. Según la cantidad de horas que dure el viaje irán realizando paradas en aéreas de servicio. Cada vez que se realice una nos dirán el tiempo máximo del que disponemos. Es muy importante ceñirse a ese tiempo porque el bus puede reanudar el viaje y dejarnos en tierra. Se recomienda usar esas paradas para ir al baño, comprar comida y estirar las piernas del todo. Nunca alejarse demasiado de donde esté aparcado y jamás desaparecer.
  6. Al llegar al destino bajaremos del bus e iremos a buscar nuestro equipaje, estará en el mismo sitio donde lo hemos dejado al principio. Lo recogemos y, si nuestro viaje es dentro del mismo país nos podremos ir, si es a otro país diferente deberemos pasar por la zona de aduanas antes de abandonar la estación.

Viajar en compañía

Los viajes en bus siempre son los más largos que se suelen hacer. Si vamos en compañía podremos compartir con alguien la experiencia, tendremos con quien hablar y, seguramente, evitaremos que el compañero de asiento que tengamos nos cuente su vida durante todo el viaje sin dejarnos ni descansar. También existen otras formas de evitar esto último cuando tengamos que ir solos ya que no siempre nos puede tocar un compañero de asiento de nuestro agrado.

Viajar con complementos

Una buena solución para cuando vayamos a viajar solos, y para no molestar a los demás pasajeros, es llevar complementos que nos ayuden a pasar el tiempo de forma entretenida. El iPad es un gran compañero de viaje, o el Smartphone, siempre que lo utilicemos con sus cascos y no sea para jugar a juegos que nos hagan cantar en voz alta. Podremos leer, jugar, utilizar nuestras redes sociales, etc. todo lo necesario para que las horas se hagan más amenas y sin molestar al resto de pasajeros, ni que ellos nos molesten a nosotros. Aunque en muchos viajes nos pueden poner películas en la propia Tv del bus, podemos ver las nuestras sin molestar a nadie.

Viajar con falta de sueño

Cuando nuestro viaje en bus vaya a ser de muchas horas, si estamos completamente descansados llegará un momento que ya no sabremos qué hacer. Además hemos de tener en cuenta que el espacio del que disponemos en el asiento es muy limitado, y si el bus está completo no será tan sencillo poder reclinar nuestro asiento sin que el de atrás se moleste. Si viajamos descansados nos será imposible dormir, al dormir el viaje puede parecer más corto, en cambio si viajamos cansados y con falta de sueño, incluso si tomamos alguna pastilla con prescripción médica, nos será mucho más sencillo pasar gran parte del viaje dormidos. De esa forma también evitaremos posibles mareos o tener que aguantar las conversaciones del resto de pasajeros.

Viajar con ropa cómoda

Para viajar no se recomienda ir vestido con ropa excesivamente formal ni calzado elegante, suele ser el calzado que menos horas soportan nuestros pies. Para poder viajar en bus de forma cómoda se recomienda llevar ropa holgada, ancha, calzado deportivo o que no presione nuestros pies. Al tener que pasar muchas horas sentados lo mejor es que nuestra forma de vestir sea la adecuada para ese momento. Viajar con esmoquin o ropa muy ceñida puede hacer que al estar tantas horas sentados nuestro cuerpo no soporte tanta presión y nos empiece a doler todo y, como es obvio, no podemos desnudarnos ni cambiarnos de ropa.

Viajar con higiene

Algo hemos de tener claro, viajar en bus no será la excelencia de la comodidad ni de la higiene, por ello se recomienda llevar encima un pequeño neceser con objetos de higiene. Siempre todo en tamaño reducido para que nos ocupen el menor espacio posible, por ejemplo toallitas húmedas, pañuelos de papel, desodorante y un mini cepillo de dientes. De esa forma podremos sentirnos frescos y limpios aunque no tengamos demasiado espacio para movernos. No se recomienda usar colonias fuertes, puede que nosotros estemos cómodos pero el resto de pasajeros pueden sufrir mareos y nos llamarán la atención. Si notamos que nuestro olor corporal no es el adecuado no lo solucionaremos poniendo colonia, la mezcla de olores puede resultar mucho peor, es mejor limpiarnos con una toallita húmeda y después perfumarnos. Además si el bus realiza paradas podremos realizar una higiene más adecuada.

Viajar en vísperas de festivo

No se recomienda viajar en vísperas de festivo, por ejemplo el día antes de Navidad, Fin de Año, etc. Hay que tener en cuenta que esos días viaja mucha gente y por eso el bus estará mucho más lleno, lo que hará que todo lo que hemos mencionado sea peor aún y, además, hay mucho más tráfico y puede que nuestro viaje dure incluso más horas de lo previsto. Siempre que sea posible planificaremos nuestros viajes evitando esas fechas o saliendo unos días antes. No es nada recomendable que un viaje de 8 horas se convierta en uno de 10 horas por encontrar demasiado tráfico.

Viajar con almohada

Todos hemos visto esas almohadas en forma de U que se inflan, son ideales para viajar en bus. Ya hemos dicho que es recomendable viajar cansados para poder dormir durante el viaje, pero hay que pensar que viajamos en bus y no en tren, al girar, frenar y acelerar nuestra cabeza puede ir moviéndose y, sobre todo dormidos, podemos terminar en una postura que al despertar nos haya dejado el cuello dolorido y casi sin poder moverlo. Con este tipo de almohada evitaremos que nuestra cabeza pueda parecer una peonza dando vueltas, descansaremos mejor y despertaremos sin dolor de cervicales y con nuestro cuello perfecto.

Viajar haciendo ejercicio

Viajar en bus puede ser un viaje muy largo, eso hace que pasemos muchas horas sentados sin prácticamente mover nuestro cuerpo, los músculos se contraen y cuando llegamos al destino no somos capaces ni de salir del asiento. Para evitar esto, aunque estemos sentados en un espacio reducido, se recomienda que cuando estemos despiertos vayamos haciendo ejercicios cada hora de viaje, para los pies y piernas se recomienda hacer rotaciones con los tobillos y las piernas moverlas arriba y abajo en series cortas, para el tronco se recomienda hacer giros de 180º, girar a derecha e izquierda y para el cuello hacer rotaciones. De esa forma nuestros músculos también tendrán actividad y evitaremos quedarnos agarrotados en el asiento.

Otras formas de viajar

Deja un comentario

Your email address will not be published / Required fields are marked *