Como viajar en coche

Como viajar en coche

Hace años cuando llegaban las vacaciones era muy típico ver las carreteras llenas de coches con toda la familia y cargados de maletas en dirección al pueblo. Con el paso de los años estas imágenes ya no son tan frecuentes, pero el coche sigue siendo uno de los principales medios de transporte para larga o media distancia. Con el paso de los años las medidas de seguridad han ido mejorando, para que nuestros viajes sean más cómodos, pero sobre todo para evitar los accidentes que pueden causar grandes desgracias en la humanidad. Antes de iniciar nuestro viaje deberemos tener en cuenta una serie de factores, ruta, descansos, estado del coche, personas con las que viajamos, etc. Desde Viajar10 te explicamos cómo viajar en coche de forma correcta.

Planificar el viaje

Viajar en coche es un método muy utilizado en todo el mundo, aunque es el que mayor riesgo de accidente tiene. Cuando el destino se encuentra dentro del propio país, o un país vecino, elegimos nuestro propio coche como medio de transporte. Nos ofrece autonomía, no tener que seguir unos horarios estrictos o incluso poder cambiar de destino sobre la marcha. En España existen unos 31 millones de vehículos en la actualidad, según datos de la DGT, esto hace que ciertas fechas del año sean verdaderamente sensibles y se produzcan grandes atascos en las carreteras españolas. Semana santa, Navidad, puentes en festivos señalados o el período de vacaciones hacen que se desplacen millones de coches en pocas horas. Por esos motivos es esencial saber planificar el viajar en coche de forma adecuada.

  • Lo primero es escoger nuestro lugar de destino. Cuando lo tengamos decidido miraremos por internet, mapa o GPS la forma de llegar hasta allí. Siempre hemos de buscar una ruta principal y posibles rutas alternativas y no hacerlo solo mediante una opción. Si tenemos GPS y nos falla hemos de tener un mapa para seguir el itinerario.
  • Cuando ya tenemos nuestras rutas definidas comprobaremos que las vías estén en buen estado. En España la DGT, a través de su página web, nos ofrece un estado real de todas las carreteras de España. En el caso de haber una incidencia se comunica en tiempo real, indicando la carretera, los km que afecta y las alternativas. Siempre es recomendable visitarla antes de empezar el viaje y, si es posible, cada vez que efectuemos una parada desde nuestro Smartphone.
  • Una vez tenemos todo nuestro recorrido, y si el viaje es superior a 3 horas, es conveniente dividirlo por etapas. Programar nuestras paradas y la función de cada una puede hacer que nuestro viaje sea más ligero. Realizaremos paradas para comer, estirar las piernas, repostar combustible, descansar. Es muy importante parar para descansar, incluso si no estaban planificado y notamos síntomas de cansancio hay que parar de inmediato.
  • Planificar nuestro viaje en coche, si es posible, fuera de las fechas más críticas como pueden ser el inicio de las vacaciones, el día de noche vieja o noche buena, el primer día de la Semana Santa. Se recomienda empezar el viaje en coche un día de diario, no en fin de semana, y que no coincido con el primer día del mes o el último. Si todo esto no es posible entonces es recomendable tener mucha paciencia y no estar pendiente del reloj. Hay que prestar mucha atención a las señales que vayamos encontrando, sobre todo a las del límite de velocidad. Es mejor llegar tarde a nuestro destino que no quedarse a la mitad por querer llegar antes.

Descansar durante el viaje

Mucha gente tiene la idea de que mientras se conduce una persona no se puede dormir, ni cabecear, porque el estado de concentración no lo permite, pero esto es un dato erróneo y es mucho más sencillo dormirse al volante de lo que imaginamos. La fatiga y la falta de sueño es la principal causa de accidente al viajar en coche de todo el mundo. Sólo en España 3 de cada 10 accidentes de tráfico son causados por la fatiga, 5 de cada 10 por errores humanos y 2 de cada 10 por fallos mecánicos. Estas cifras son muy preocupantes si tenemos en cuenta que somos nosotros mismos quienes las podemos evitar.

descansar en el viaje

Estudios realizados por la DGT indican que la fatiga aumenta en un 86% el tiempo de reacción de una persona al volante, pero todo y con eso mucha gente sigue sin ser consciente del peligro que supone conducir con sueño o cansados. El “Estudio de Fatiga y Conducción 2008”, realizado por el Real Automóvil Club de España (RACE) y la Asociación Nacional de Fabricantes de Bebidas Refrescantes Analcohólicas (ANFABRA), revela que el 34% de los conductores ha iniciado un viaje tras una jornada laboral, lo que aumenta el riesgo de fatiga. Estar bien descansados antes de viajar en coche y realizar paradas durante el trayecto para descansar puede resultar vital para nosotros y las personas que nos acompañan.

  • El momento ideal. Se recomienda viajar en coche durante el día, iniciando el viaje a primera hora y después de haber dormido toda la noche, pero mucha gente prefiere conducir por la noche, menos tráfico, si vamos con niños pequeños se dormirán, para esos casos se recomienda haber dormido durante el día anterior, sobre todo por la tarde un mínimo de 5 horas.
  • La comida. Antes de iniciar nuestro viaje evitaremos hacer comidas copiosas, de gran cantidad, esto nos hará tener una digestión pesada lo que nos producirá somnolencia, sobre todo no consumir bebidas alcohólicas, sean de la graduación que sean nos reducirán el campo visual, disminuirán nuestros reflejos y aumentará nuestro tiempo de reacción. Es mejor comer poco y realizar paradas para ingerir algún tipo de fruta, beber agua o bebidas con gas.
  • La vestimenta. Nuestra forma de vestir puede influir mucho en nuestra fatiga. Si vestimos con ropa ceñida es más fácil que nos de fatiga y nos sintamos agobiados con las horas. Se recomienda llevar ropa ancha y cómoda. El calzado ha de ser flexible y cómodo, tipo deportivas. Hay calzado muy cómodo para ir por la calle pero eso no significa que el adecuado para conducir, las chanclas no se deben utilizar ya que existe el riesgo de que se enganchen con los pedales y tengamos un accidente. Deberemos tener nuestros objetos personales a mano para evitar distracciones. Se recomienda viajar con gafas de sol, aunque el día aparezca nublado y lluvioso, en cualquier momento puede haber un cambio de luz y con las gafas evitaremos esos momentos de ceguera y nuestra visión será más clara.
  • Las paradas. La DGT recomienda realizar paradas cada 2 horas o cada 200 km de recorrido, no solamente para repostar combustible, sino también para salir del coche, estirar las piernas, airearnos y para realizar estiramientos. El estudio realizado por RACE y ANFABRA se transformó en una campaña de divulgación con su propia página web. En ella recomiendan no solo parar cada dos horas, sino ingerir algún tipo de refresco. ¿La razón? Su contenido en azúcares y/o cafeína ayuda a mantener la atención y la concentración durante la conducción. En una prueba piloto al respecto, la Universidad de Zaragoza demostró que el tiempo de respuesta ante un obstáculo es un 26% más rápido en los conductores que paran de manera regular e ingieren este tipo de bebida.

Revisión de nuestro coche

Además del descanso y una buena planificación de la ruta, es muy importante el estado de nuestro coche. Aunque los accidentes se han reducido de forma considerable en España, aun son miles los que ocurren cada año y muchos de ellos son por fallos mecánicos. Por esta razón la seguridad y el estado de nuestro vehículo se han de cuidar en extremo. A parte de hacer las maletas y tener un itinerario claro, deberemos pasar por el taller para verificar una serie de aspectos.

revisar el coche

  • Agua, nivel de aceite, líquido de frenos, limpiaparabrisas y líquido de la dirección.
  • Altura correcta de los faros y alumbrado.
  • Frenos, dirección, bujías, presión y dibujo de los neumáticos. Escobillas del limpiaparabrisas, los manguitos del motor y sus abrazaderas.
  • Posición y anclajes de los asientos y espejos retrovisores.

En el vehículo tampoco deben faltar los recambios necesarios, como las ruedas de repuesto, el elevador manual del vehículo (gato), la correa del ventilador y un juego de luces en buen estado, además de las herramientas para su instalación. Las luces son una parte crucial del vehículo, puesto que es imprescindible que faciliten una buena visibilidad en la carretera y que el coche sea visto por el resto de conductores. Por ello, los focos deben estar siempre limpios y bien regulados para no deslumbrar a los demás.

Respecto al motor, hay que revisar todas sus piezas antes de iniciar el viaje, así como los amortiguadores, la dirección y los frenos. Tampoco deben faltar en el maletero dos triángulos homologados de señalización de peligro y un chaleco reflectante.

Sobre las lunas, cristales, éstas deben estar siempre limpias, sin impactos ni rayadas y perfectamente encajadas para evitar situaciones de riesgo. No hay que dejar que durante el viaje acumulen polvo y mosquitos, y hay que cambiar las escobillas cuando estén cuarteadas y en cada parada es conveniente pasar un trapo para eliminar la suciedad que han ido adquiriendo.

Viajar en coche con niños

Viajar con niños no siempre es fácil. A menudo, los desplazamientos les resultan más aburridos que a un adulto y es habitual que pregunten con regularidad si “queda mucho para llegar”. De este modo, cuando en el coche viajan niños es necesario preparar un “equipaje de juegos”, una serie de recursos para mantenerles entretenidos durante el tiempo que dure el trayecto. La diversión es su prioridad, aunque para los adultos debe serlo que viajen seguros. Por ello, conviene recordar que:

  • Pese al aburrimiento y el interés por viajar en los asientos delanteros, los menores siempre deben ocupar las plazas traseras y, además, deben utilizar un sistema de retención homologado, que variará en función de su peso y su talla, no de su edad. Para saber qué silla infantil hay que escoger, la DGT dispone de una guía interactiva detallada.
  • Los sistemas de retención infantil (SRI) en los vehículos puede evitar tres de cada cuatro muertes de niños en las carreteras y nueve de cada diez lesiones, lo que representa una efectividad muy superior a la que proporcionan los cinturones de seguridad de los adultos.
  • Estas sillas para pequeños permiten la sujeción adecuada del niño durante el viaje y evitan que, en caso de colisión, pueda salir despedido. En un choque, el comportamiento de un niño es diferente al de un adulto y las lesiones pueden ser más graves.
  • Aunque el cuerpo del pequeño responde bien a las fracturas porque su configuración esquelética es más flexible, tiene más posibilidades de padecer hemorragias internas, puesto que los órganos vitales se pueden desprender con más facilidad.
  • Además, la posibilidad de que un niño padezca lesiones medulares es mayor que en un adulto porque las vértebras que sujetan la cabeza son poco sólidas hasta los 3 o 4 años. De igual modo, su cabeza tiene una desproporción de peso en relación con el cuerpo y lo que para una persona mayor puede suponer un “latigazo cervical”, en un pequeño puede representar una tetraplejia.
  • Para estas sillas, Tráfico aconseja elegir el dispositivo según el peso y el tamaño del niño, recordar que es preferible el arnés de cinco puntos de ajuste que el de cuatro y colocar a los menores de cuatro años en un sistema “espaldas hacia delante” (en sentido contrario a la marcha). Como norma general, nunca se debe llevar a los bebés en brazos (ya que en caso de accidente, la energía cinética transforma a un niño de 25 kg en una masa de 1 tonelada) y es imprescindible predicar con el ejemplo, y colocarse el cinturón de seguridad.

Otras formas de viajar

Deja un comentario

Your email address will not be published / Required fields are marked *