Como viajar en tren

Como viajar en tren

Uno de los medios de transporte más utilizados y más seguros son los trenes. Junto con los aviones son los que menos accidentes sufren al año y en la actualidad incluso los trenes han pasado a estar por debajo de los aviones. Los viajes de larga distancia no son como los que podemos hacer cada día de corta distancia, para estos no hay que ir a la estación y esperar en el andén a que pase nuestro tren. Para los viajes de larga distancia hay que comprar un billete especial y tienen una serie de normas y consejos. Tampoco es necesario hacer un curso para poder viajar en ellos. Viajar en tren es muy sencillo y bastante económico. Desde Viajar10 te mostramos cómo viajar en tren paso a paso y con recomendaciones útiles.

Viajar en tren paso a paso

  1. Para poder viajar en tren lo primero que tendremos que hacer es comprar nuestro billete. Lo podemos adquirir desde internet, utilizando buscadores de billetes baratos, por agencias de viajes, mediante la propia web del servicio de trenes de cada país, o en la propia estación. Excepto la última opción, el resto siempre tienen algún tipo de descuento adicional.
  2. Se recomienda llegar a la estación unos 20 ó 30 minutos antes de la salida del tren, sobre todo si no es la primera estación del recorrido. Buscaremos en las pantallas de información o podemos preguntar en las taquillas, en que anden tiene salida nuestro tren. Una vez localizado nos hemos de dirigir hacia allí. Si vamos a realizar un largo recorrido nos pueden pedir el billete antes de acceder al andén. Lo mostraremos y accedemos. Si nuestro andén tiene pantallas informativas nos fijaremos cual es nuestro número de vagón, en el billete tenemos numero de vagón y asiento, eso nos puede servir para colocarnos en la zona donde puede parar nuestro tren de forma adecuada y así evitar carreras por el andén.
  3. Cuando el tren haga su entrada en la estación y se detenga por completo se abrirán las puertas, confirmamos que es nuestro número de vagón y subimos.
  4. Localizamos nuestro asiento y guardamos el equipaje en la zona habilitada más próxima.
  5. Durante el viaje está prohibido fumar, incluso en los baños. El tren irá realizando alguna parada en estaciones para dejar o recoger pasajeros, pero no está permitido bajar, ni para fumar, ya que el tren reanudará la marcha en el menor tiempo posible y no esperará a nadie.
  6. Al llegar a nuestra parada, y sobre todo si no es la última, se recomienda estar preparados al lado de la puerta de salida con nuestro equipaje. Una vez se detenga y se abran las puestas podremos abandonarlo.
  7. Ya estaremos en nuestro destino. Podemos salir de la estación.

Cómo subir al tren

Es muy importante confirmar el andén y la hora de nuestro tren. Los trenes, salvo excepciones, tienen una salida puntual y no esperan por ningún pasajero. Si no disponemos de pantallas informativas hemos de tener en cuenta que los vagones se clasifican por categoría y numeración. Pueden ser de 1ª o de 2º, aunque cada vez más se está sustituyendo ese término por “Preferente” y “Turista”. Puede darse que un vagón sea para las dos clases de pasajeros. Los pasajeros preferentes o de 1ª clase son los que tienen los billetes más caros y con más servicios incluidos durante el viaje. Los de clase turista o 2ª son los más económicos y sin servicios añadidos. La importancia del número de vagón es debido a que los números de asiento se pueden repetir en cada uno de ellos, por eso es importante estar en el vagón correcto. También hay trenes que en un momento de recorrido pueden separar sus vagones para tomar direcciones distintas, si nos confundimos podremos terminar en un destino muy diferente al nuestro.

Cómo buscar nuestro asiento

Es importante buscar nuestro vagón en los paneles informativos o preguntar a los trabajadores ferroviarios que se encuentran en el lugar. De esa forma no habrá confusión con nuestro asiento ni correremos el riesgo de terminar en un destino diferente. Esperaremos el tren en la zona donde esté previsto que se detenga nuestro vagón. Cuando llegue nos aseguraremos de que es el número correcto, el número del vagón está justo al lado de la puerta de entrada. Si nuestra reserva es en un compartimento con cama, accederemos por el pasillo mirando las puertas de los compartimentos hasta encontrar el que tenga nuestro número. Si nuestra reserva es en asiento tendremos varias cosas en cuenta, los pares estarán a la derecha y los impartes a la izquierda, o viceversa, según entremos al vagón. Los números de asiento se encuentran en el reposacabezas. Cuando encontremos el nuestro depositaremos nuestro equipaje de mano en la parte superior. Si tenemos más equipaje, a la entrada de los vagones tenemos una zona habilitada para dejarlo.

un buen asiento

¿Cuándo llegamos?

Los trenes modernos de hoy en día vienen equipados con pantallas que nos indican el recorrido, la próxima estación, la temperatura, la velocidad y el tiempo restante de viaje. Pero no todos lo tienen o a veces puede no funcionar. El sistema de megafonía puede no ser en nuestro idioma y no entenderlo. Por esos motivos es bueno saber el recorrido que hará nuestro tren, las paradas que hay antes de la nuestra y estar muy pendientes. Cuando nuestro tiempo de viaje esté llegando a su fin y veamos que hemos efectuado la última parada antes de la nuestra, iremos hacia la puerta de salida del vagón y esperaremos con nuestro equipaje hasta que el tren llegue a la estación y se detenga del todo, se abrirán las puertas o presionaremos el botón de apertura para poder bajarnos.

Equipaje

Los trenes, al igual que todos los transportes, nos permiten llevar nuestro equipaje, además del de mano, que hemos de depositar en las zonas habilitadas para ello. Normalmente suele ser al principio del vagón o, en algunos casos, dentro del compartimento que hayamos reservado.

Según los Términos y Condiciones Generales para el Transporte Internacional de Pasajeros por Tren (GTC-CIV), no podremos llevar más de tres maletas por persona. Deben ser de fácil manejo y compatibles con los espacios destinados a ser guardados. El tamaño de las maletas no debe  superar los 85 cm. Si necesitamos trasladar objetos más grandes, por ejemplo esquís, tablas de surf, bicicletas, etc., tendremos que llevarlos embalados y de forma que ocupen el menos espacio posible. Deberemos avisar por adelantado y hacer entrega en la estación para que los depositen en un vagón especial. Dependiendo de cómo sea el objeto puede estar sujeto a tener que pagar un suplemento.

El tema de las tres maletas por pasajero es algo general. Pueden existir trenes que permitan un mayor número de maletas o incluso otras medidas, por ello es mejor informarse cuando vayamos a comprar el billete para evitar sorpresas de última hora.

La compañía ferroviaria no se hará cargo del equipaje que cumple las normas y viaja con nosotros en nuestro vagón. Somos nosotros quienes debemos depositarlo en los lugares habilitados y los que debemos vigilar por su seguridad, aunque hay que tener en cuenta que es muy extraño que suceda algo con nuestro equipaje. Es muy recomendable poner nuestro nombre y dirección en todas las maletas de forma visible, así también evitaremos perderlo o confundirlo con otro similar.

Bicicletas y coches

Según el tipo de tren en el que vayamos a viajar nos permitirá llevar la bicicleta con nosotros o no. Los trenes de alta velocidad no permiten llevarlas. Para los que no permiten tener la bicicleta junto con nuestras maletas deberemos comunicarlo antes de comprar el billete, tendrá un recargo, y  la deberemos entregar en la estación para que nos la guarden en otro vagón diferente. Al llegar a nuestro destino nos la devolverán.

Los coches cada vez tienen menos espacio en los trenes, solamente en los viejos aceptan poder llevar nuestro coche con nosotros, tiene su recargo en el coste del billete. Si vamos a viajar en un tren que acepta vehículos deberemos acudir a la estación con dos horas de antelación y hacer entrega del coche en la zona que nos indiquen.

Hay que tener claro que las bicicletas y los coches tiene un suplemento en el precio del billete, normalmente nos harán pagar casi otro billete entero por ellos, es como si ocuparan otra plaza.

Alimentos durante el viaje

Los trenes de larga distancia cuentan con un vagón restaurante y, según el tipo de billete que tengamos, podemos tener incluido el desayuno, comida y cena. En caso de no tenerlo incluido podemos optar a este servicio pero deberemos abonarlo en el acto. En los trenes está permitido acceder con comida, podemos llevar la nuestra propia. Podemos comprarla en la estación o traerla con anterioridad. Los asientos y los compartimentos tienen una bandeja donde podremos comer sin que nadie nos moleste. En algunos trenes podemos encontrar maquinas de vending, maquinas con comida fría, que podremos consumir en todo momento.

recomendaciones 2

Pasajeros discapacitados

En la actualidad todos los trenes de corta o larga distancia están adaptados para todo tipo de pasajeros. Disponen de rampas de acceso y de zonas de mayor tamaño para los que viajan en silla de ruedas. Todas las estaciones disponen también de accesos para sillas y, en caso de necesitarlo, nos pondrán una persona a nuestro cargo para que nos ayude en todo lo que necesitemos. Es recomendable avisar con antelación, podemos no ser los únicos que vayan en ese tren y necesitarán organizarse para dar servicio a todos.

Viajar con animales

El viajar con animales en los trenes está permitido, aunque en algunos aun no, pero tiene unas condiciones especiales. Si se trata de un animal de tamaño pequeño podrá viajar con nosotros haciendo el pago de un pequeño recargo. Si queremos viajar con un animal de grandes dimensiones tendremos que abonar el importe de medio billete de clase turista, aunque nosotros viajemos en preferente, e irá en una jaula especial. Los perros han de viajar con bozal y estar atados en todo momento, sobre todo los pequeños que pueden ir en el vagón con nosotros. Estas normas no se aplican a los perros lazarillos, los cuales pueden viajar en todo momento al lado de su amo.

Los billetes

Los billetes se pueden adquirir desde internet, utilizando buscadores de billetes baratos, por agencias de viajes, mediante la propia web del servicio de trenes de cada país, o en la propia estación. Se recomienda planificar nuestro viaje con antelación, de esa forma también podremos acceder a un mayor número de descuentos u ofertas. En España podemos comprar un billete de alta velocidad hasta tres meses antes, estos tienen una diferencia de precio con los de última hora del 40%. En nuestro billete ha de salir el destino, la hora de salida, el vagón y el asiento. No deberemos perderlo en todo el trayecto y tenerlo siempre a mano, en cualquier momento nos lo pueden solicitar dentro del propio tren para verificar que es correcto. Si nos confundimos de tren, en el caso de que el nuestro sea de los que se separa para llegar a dos destinos, nos harán bajar en la primera estación para poder regresar y pueden hacernos pagar la diferencia.

La estación

Si ya disponemos de nuestro billete con llegar 30 min antes es suficiente, pero si lo hemos de comprar entonces se recomienda acudir con una hora de antelación. De esa forma no habrá problema si nos encontramos con que las taquillas están saturadas de pasajeros comprando billetes. Algunas estaciones también disponen demaquinas automáticas para la compra de billetes. En las estaciones encontraremos todo tipo de servicios, baños, cafeterías, restaurantes, tiendas, consigna, que es la zona para guardar equipaje que no podamos llevarnos, servicio de atención al cliente, etc.

Normalmente encima de las taquillas y repartidas por toda la estación encontraremos los paneles informativos con los horarios de los trenes. Nos indicaran el destino, el nombre del tren, el andén y la hora de llegada. Hay que ser muy puntuales con la hora que salga en el panel, debemos tener claro que los trenes no esperan por nadie.

Dentro del tren

Cuando ya tengamos nuestro asiento localizado y nuestro equipaje guardado nos sentaremos a esperar que el tren se ponga en marcha. Una vez inicia el viajepodemos levantarnos y pasear por todo el tren, podemos ir al vagón restaurante, mirar por las ventanas, ir al baño o simplemente sentarnos y disfrutar de las películas que pongan durante el viaje, para lo cual nos regalarán unos auriculares. También podemos utilizar nuestros dispositivos propios, ya sea nuestro Smartphone, iPad o portátil. Algunos trenes de alta velocidad incluso disponen de Wi-Fi gratuito. Por su forma de moverse el tren es el medio de transporte donde prácticamente nadie se marea, hay que tener claro que funciona por raíles y que las curvas son las mínimas posibles y en todo caso ni se aprecian, por ese motivo podemos dedicar el tiempo del viaje a dormir cómodamente o incluso a leer sin miedo a tener mareos.

Otras formas de viajar

Deja un comentario

Your email address will not be published / Required fields are marked *